Si tienes un armario viejo, rayado o sencillamente al que quieres cambiar de aspecto, puedes valorar su renovación y forrarlo con papel vinílico.

Con este tipo de material puedes conseguir renovar el aspecto de armarios, muebles y otros objetos de decoración de forma económica y rápida. Entre sus ventajas se cuentan la impermeabilidad, limpieza sencilla y resistencia. Para su limpieza basta con utilizar una esponja humedecida.

Colocar el papel vinílico es sencillo, y retirarlo aún más. En su colocación normalmente no tendremos mucho problema, aunque todo depende de la superficie donde lo vayamos a colocar, si tiene adornos, cantos, relieves, etc… Para forrar un armario con papel de vinilo deberíamos seguir estos pasos:

1. Limpiar con un paño seco el polvo que pueda tener el mueble, tanto en el interior como en el exterior.

2. Retira los cajones para poder proceder de forma cómoda a forrar el cuerpo principal del armario.

3. Tomando las medidas de la superficie, forra la unidad principal del armario. Ten la precaución de dejar unos centímetros de margen e ir alisando con la mano al pegar para que no aparezcan burbujas.

4. Forra el resto de superficies del armario o mueble.

Un truco: si pulverizas con agua y jabón la parte adhesiva del vinilo podrás colocarlo con mayor facilidad y cuando se seque quedará igual de bien adherido.